Asesoria financiera

ASESORIA FINANCIERA

A pesar del constante cambio dentro del mundo financiero, tema de preocupación para muchos; hoy en día ha sido posible que, a través de estrategias integrales y económicas, se encuentren maneras de contrarrestar esta dramática transformación.

La asesoría financiera es un evento complejo, importante y que debería ser más habitual de lo que normalmente se piensa. No es una actividad que sólo necesiten los grandes empresarios o ejecutivos; es un ejercicio que deberían realizar la mayoría de los ciudadanos con inteligencia financiera, pues es la base principal para una toma de decisiones responsable y adecuada por parte de las empresas, así como para todos los involucrados en ella. Sin embargo, no debemos olvidar que estas decisiones requieren de un análisis profundo en cuanto a sus implicaciones en todos los ámbitos necesarios, como lo son: estructura económica, resultados, nivel óptimo de endeudamiento, variación de la liquidez, creación de valor para el accionista, etc.

Partamos del hecho que para lograr hacer una asesoría correcta, es absolutamente necesario conocerse a sí mismo; por lo mismo, quien realiza la asesoría deberá tomarse el tiempo de entender muy bien quién es la persona a la que asesora; saber cómo está su situación de deudas, ingresos y egresos, detalles como sus gastos familiares, posibilidades de ahorro y deseos futuros. Muchos se reirán con el último de ellos, “deseos futuros”, pero recuerden que el dinero es visto, en pleno siglo XXI,como un medio para lograr una vida plena y alcanzar los deseos que se tienen a corto, mediano y largo plazo.

Es importante que la relación entre el asesor y el asesorado se construya a partir de una serie de derechos y obligaciones, y les permita a ambas partes concluir un buen asesoramiento. Sin embargo, ayudar al cliente a diseñar una estrategia de inversión acorde al perfil de riesgo que presenta, será la meta de todo asesor.
Sin lugar a dudas, con la asesoría financieraes posible proponer soluciones que sean efectivas para afrontar los retos financieros y contables actuales que se presenten, de manera que se logre un buen funcionamiento de la empresa en cuestión.

.