Asesoría-financiera

Cualquier empresa o individuo que solicite asesoría financiera tiene una expectativa en mente al momento de contratar dicho servicio: lo único que se espera es que aquel que nos presta un servicio tenga criterio y juicio.

Al asesor le corresponde brindarnos una gama de caminos a tomar, dándonos sus pros y contras, persuadiendosno﷽﷽﷽e brindarnos una gamasiterio y juicio. Al asesor le corresponde brindarnos una gamas de caminos a tomar, déndonos de cuál es la mejor opción o, en otras palabras, la inversión que nos hará llevar cierta holgura económica sin mayores preocupaciones, nunca lo contrario: el riesgo o la incertidumbre.

Sin embargo, aunque la falta de certeza no abunda en este ramo, existen casos de personas que han perdido su patrimonio o han tomado decisiones poco asertivas, y esto se debe al poco conocimiento que pueda tener el cliente en la materia.

Otro punto de incertidumbre es, en definitiva, determinar exactamente qué es lo que hay detrás de una inversión: nuestra ganancia y la ganancia de la persona que brinda el servicio.

Por ello es fundamental conocer y tener bien delineado qué es lo que nosotros queremos al contratar un servicio de asesoría financiera, si nuestra meta coincide por completo con lo que el asesor ofrece podremos saber que estamos contratando a la persona correcta para mantener asegurado y hacer crecer nuestros recursos.

Es importante, también, detenerse a pensar en el contexto social que nos rodea. Sabemos que hay un vacío en torno a los servicios o métodos que deben utilizarse para hacer una correcta inversión. Y con esto, estamos hablando de un aspecto muy distinto a lo que ofrecen las carreras de Economía o a los conocimientos que tiene la gente que estudia Contabilidad.

Podemos partir de una pieza básica: la mayoría de los asesores financieros de éxito, aquellos que tienen una trayectoria de culto y están bien cotizados, no asistieron nunca a una escuela de asesoría o consejo como tal.

La experiencia les dio forma y, en realidad, se trata de personas que cubren un perfil muy particular: capacidades ejecutivas muy altas, cierto grado de astucia, visión, talento para el análisis y la discriminación de datos e inclusive un  intuición e instinto bastante desarrollados.

Este vacío que mencionamos tiene dos caras: una positiva y una negativa. En primer lugar, podríamos decir que posiblemente no todas las personas o empresas que requieran este tipo de orientación son conscientes de todas las capacidades con las que debe cumplir el perfil del asesor, y por consecuencia, hay un mar de información y estrategias que se les escapan de las manos.

El reverso de esto bien puede ser que el hecho de requerir perfiles tan especializados y precisos para cumplir con ciertas labores hacer que esta profesión y servicio sean mucho más valorados.

Existen un par de puntos que abarcan mucho de la psicología y la condición humana, y que tanto todo asesor como toda persona que busca orientación debe tener en cuenta para no caer en trampas o salir perdiendo al final del camino. Al igual cuando asistimos a una entrevista de trabajo o vemos a una persona por primera vez, la primera impresión tiene un impacto que incluso puede permanecer durante muchos meses.

A esto debemos sumarle otro aspecto: la capacidad de vender. ¿Alguna vez hemos caído en la trampa de un comerciante aún y cuando no era nuestra intención o el producto que se nos ofrecía no llenaba nuestras expectativas y necesidades? Pues bien, muchas personas que solicitan asesoría financiera le dan más peso, a veces, a esta capacidad de vender para convencerse que a los datos duros, la información práctica y realista pesada en los dos extremos de la balanza.

Mencionábamos un poco más arriba que no existe una escuela de asesoría como tal, en términos concretos es una cuestión de experiencia, así como de aptitudes humanas y sociales. Por supuesto que hay que pasar por ciertos filtros para ser un asesor, pero la delicadeza de esto, puede hacer que el contratante se deje llevar por espejismos o falsas trayectoria sin percibirlo en lo mínimo.

Otro punto esencial es la claridad. Nos topamos con problemas de claridad todo el tiempo: al requerir un servicio, al comprar un producto, al explicar un tema, al discutir un asunto específico con alguien.

La claridad puede ser la llave del éxito del asesor, pero también puede ser la entrada a una trampa para la persona que necesita darle una buena dirección a su economía. Puesto que la claridad del lenguaje y la precisión para explicar son esenciales para aterrizar ideas y persuadir al otro, el contratante puede muy bien dejarse llevar por explicaciones fáciles sin haber calado bien el terreno al que va a ingresar su patrimonio.

Es necesario subrayar lo que ya dijimos: mucha gente que requiere asesoría se enfrenta a un vacío, y es muy posible que le cueste trabajo discernir entre un grupo de personas altamente capacitadas quién tiene la mejor opción para proteger su dinero.

También es importante subrayar que esto no es una regla o una constante, nuestra única intención en este artículo es brindarle al lector todas las precauciones posibles antes de contratar un servicio de este tipo.

Nosotros recomendamos

En materia de asesoría financiera estos son algunos de los consejos básicos que en IPG Trader le ofrecemos para que tenga la certeza de que su dinero se encontrará en buenas manos:

*Antes de decidirse por contratar este tipo de orientación, le sugerimos que se sumerja un poco en el tema. Saber a detalle lo que significan conceptos como el rendimiento o el riesgo puede ser un buen comienzo.

De esta manera le aseguramos que no habrá ningún vendedor intentando persuadirlo de arriesgar su capital o tomar una decisión que a corto o largo plazo lo perjudicará.

*Tener la mayor información posible sobre el asesor, su trayectoria y su currículum, y analizar la reacción o respuesta de éste al solicitarla, puede serle de mucha ayuda. Usted está contratando un servicio y tiene todo el derecho a sentirse seguro y respaldado.

*Pida toda la información a detalle de cómo su dinero servirá para beneficiarlo a usted, al asesor o a posibles tercero. Recalcamos lo mencionado arriba: si el asesor tiene las mismas metas y objetivos que usted, es más probable que su dinero pueda estar en un punto seguro y de aprovechamiento.

En IPG Trader hemos destacado por nuestro liderazgo y compromiso en materia de asesoría financiera. Acérquese a nosotros y con gusto resolveremos cualquier pregunta que tenga

28 abril, 2015
Asesoría financiera
Ipgtrader
0

corredores-de-bolsa

¿Qué es un corredor de bolsa?

Se trata de una profesional altamente capacitado para asesorar a personas o empresas en el manejo de sus recursos económicos, así como para representarlo en la materia y encontrar la manera de beneficiarlo durante entrevistas o acuerdos.

Uno de los roles más importantes de todo corredor de bolsa de valores es la capacidad de saber cómo manejar las acciones, ya sea para su adquisición o para su venta. O, por ejemplo, en otro caso, definir a qué empresas o corporaciones es acertado comprarle acciones.

Aunque para muchas personas la adquisición de acciones pueda representar la inversión de un dinero virtual o “en potencia”, lo cierto es que, elegir de forma correcta, deliberar con asertividad y tener una visión realista y estratégica sobre el panorama económico que nos rodea y hacia dónde destinar nuestro dinero darán como resultado, no la compra de un recurso virtual, sino la adquisición de un dinero multiplicado y el inicio de una gama de expansión empresarial.

A pesar de que, propiamente, los corredores de bolsa no asisten a una escuela que lo certifique como tal, si deben estar autorizados por el ente regulador de su jurisdicción para lo cual en la mayoría de casos debe aprobar algunos exámenes correspondientes. Se trata de un oficio que requiere de capacidades ejecutivas, conocimiento y un talento especial para el análisis muy desarrollado.

Existen, asimismo, diversas pruebas que sí pueden certificar las capacidades del corredor en cuestión. Se trata también de una ocupación que requiere mucho amor al oficio, exigiendo siempre la disposición y capacidad de superarse, así como funciones ejecutivas muy altas.

Otro punto importante que no debe olvidarse es la manera en que el mundo virtual ha ido adquiriendo un peso esencial conforme pasa el tiempo en el desarrollo de las corporaciones. En este contexto, sobran los ejemplos de individuos y empresas que han decidido adquirir acciones a través de internet.

Para recapitular de manera un poco somera y que no queden dudas acerca de las funciones que tienen los corredores de bolsa podemos mencionar que hay dos maneras de establecer la relación de trabajo y las responsabilidades correspondientes:

*En la primera, el corredor enfoca su trabajo a los movimientos que puede hacer la empresa o individuo que lo contrata. Así, éste le señalará en qué proyectos o corporaciones conviene invertir, además de explicarle el mapa financiero que se tiene enfrente.

*En la segunda, el corredor se encarga de tratar todo lo concerniente a la compra-venta de acciones y sólo informa la situación y los resultados a la persona.

Es importante destacar también que existen diferentes formas de retribuir sus labores, mismas que el propio corredor definirá dependiendo de su estilo de trabajo. Una de ellas es recibir una parte proporcional a la cifra que haya sido acordada, parte calculada, por cierto, con base en un tipo de impuesto especial, lo cual de cierta manera garantiza que el corredor hará todo lo posible por tomar la mejor decisión, puesto que esto lo llevaría también a ganar más.

La otra forma de cobro por sus servicios parte de una cifra establecida, tal como funciona el pago de un salario o de horas de trabajo.

corredores-de-bolsa

Cuidados especiales y habilidades

Tal vez en el párrafo anterior, en la parte en la que señalábamos que una decisión asertiva puede beneficiar tanto a las ganancias de las empresas, como a las de los corredores de bolsa, se hace evidente un hecho innegable: un mal consejo puede convertirse en una caída económica estrepitosa.

Pensemos un momento, para amenizar un poco este artículo y sin ningún afán de exagerar o salirnos del tema, en el trabajo concentrado y preciso de un cirujano, o en el rigor y destreza de un maestro de artes marciales que lleva años cultivándose en su área, o, tal vez la profesión más certera, en el “sexto sentido” y capacidad de observación de un agente de inteligencia, en otras palabras, un espía.

Pues los corredores de bolsa viven bajo una presión similar y requieren de habilidades igual de especializadas, ya que en sus manos está el triunfo o derrumbe del capital monetario de un puñado de personas o empresas.

También resulta interesante observar cómo los corredores se desenvuelven en una sociedad casi privilegiada, son un grupo exclusivo al que, podríamos arriesgarnos a afirmar, pocos pertenecen, además de que, de ofrecer un trabajo de calidad sus ingresos monetarios serán elevados.

El oficio de corredor es viejo, ya que en varios países se tienen registros de personas ejerciéndola desde el siglo XIX.  Si alguien observara esta profesión de una forma superficial diría con mucha facilidad que no es muy diferente a la de vendedor.

Sin embargo, el punto más contrastante entre un vendedor astuto cuyos años de experiencia en el arte de la persuasión lo respaldan, es que no se trata sólo de cerrar un trato o hacer una negociación, sino de comprender cabalmente los detalles, ser consciente de los motivos que han llevado a determinar cierta cifra de adquisición o venta y, al igual que un analista político, aprender a predecir los escenarios y vaivenes de la economía y el flujo empresarial.

A nivel personal, sabemos bien que no es una profesión sencilla, se requiere tremendamente no permitir que las emociones te lleven o, en otras palabras, tener mucha “sangre fría”. Tal vez está por demás mencionar que controlar el estrés es una habilidad de mucha ayuda, ya que los momentos de tensión son continuos.

Poseer el don de la palabra es una cualidad que encontraremos en la mayoría de los corredores de bolsa, pero hay otra, un poco más velada e igual de importante: la retroalimentación.

No sé trata sólo de enfocarse en lo que sale de nuestra boca, sino de aprender a observar nuestro entorno y actuar con cautela ante todo lo que esté sucediendo, como si se tratara de una pesquisa secreta de información.

Es interesante ver también cómo hace no muchos años pensar en la posibilidad de un corredor-mujer era casi una fantasía absurda para los demás. En nuestro tiempo, por fortuna esto ya no sucede y es más común de lo que uno podría especular, encontrarse con un corredor-mujer.

En IPG Trader hemos destacado por ser los mejores del país. Acércate a nosotros y pondremos a tu disposición todo un equipo de profesionales que te ayudarán a integrarte correctamente y expandirte en un mundo altamente competitivo.

22 abril, 2015
Corredores de Bolsa
Ipgtrader
0

asesoria-financiera

Hay quienes han llegado a pensar que las monedas y el capital de cada país oscilan muchas veces en un juego similar a la ruleta rusa, puede ser estudiado o predicho por expertos, o puede actuar de una forma reactiva que a algunos les parece casi producto del azar.

La asesoría financiera enfocada a un individuo o a un grupo empresarial puede ayudar de forma notable si se desconoce la situación económica y las variables por las que atraviesan ciertos países. Es importante ser consciente de que la ignorancia de esta información puede meter en callejones sin salida a grandes empresas.

Posiblemente sea un gasto que a muchas empresas o inversionistas podría parecerle  excesivo o inclusive fatuo, pero la decisión de optar por ayuda profesional puede definir los nuevos pasos que tomará su empresa o proyecto, acorde con las tendencias mundiales y previniendo siempre las fluctuaciones del camino.

De ser visto como un gasto superfluo, la contratación de un asesor tiene un peso esencial en la capacidad de expansión de cientos de empresas en diversos ramos.

Es muy posible que, considerando este panorama, cientos universidades han abierto opciones para titularse como un experto en materia financiera. Si bien sabemos que la necesidad de asesoría financiera ha adquirido importancia desde unas décadas para acá, es un oficio tan antiguo como la historia de la cultura y que, en la mayoría de las ocasiones le facilitado el trabajo a personajes o grupos de poder.

Para los grupos que ofrecen empréstitos, esta clase de servicios, ayudan a resolver las dudas y restricciones que tenga la persona beneficiada. Por lo común el perfil que debe llenar el asesor es el de una persona altamente capacitada para analizar a fondo los movimientos y los antecedentes de una empresa, prevenir los peligros más probables que podrían acontecerle al cliente, así como elaborar estrategias de comercialización dependiendo tanto de lo que se ofrece como de su público.

Sin embargo, este trabajo brindado a los grupos que ofrecen empréstitos es sólo un área especializada a dicho ramo (aplicable también a jubilaciones, afores o ahorros). De esta manera, se evita y lima lo más posible el engorroso proceso de lidiar con clientes cuyos adeudos y retrasos nos afectan notablemente.

Sobre el proceso de comercialización

El especialista en esta área se trata, como lo mencionábamos, de una persona altamente capacitada en estrategias y términos de comercialización empresarial, cuyo principal objetivo es posicionar y reafirmar a toda empresa o emprendedor en un mercado cada vez más competitivo.

Podría convertirse en la mano derecha, por ejemplo, de grandes corporaciones bancarias. Se trata de una profesión nueva que, podemos asegurarlos sin ninguna duda, se abrirá camino lentamente en nuestro continente.

Para poner un caso un poco más concreto y cercano, debemos recordar que muchos de los países de América Latina cuentan con un índice muy bajo de recaudación de impuestos.

A diferencia de lo que sucede en Estados Unidos, donde el número de ciudadanos que enfrenta problemas con su declaraciones es mucho menor, en Latinoamérica se desconoce buena parte del proceso y por ende, es mucho más sencillo y probable convertirse sin mayores esfuerzos en  una persona morosa. Posiblemente éste sea uno de los más concretos y claros ejemplos que podemos dar sobre  el tema.

Pero vamos a intentar ser un poco más claros en el tema para aquellos que todavía no lo tengan bien claro. El trabajo de asesoría financiera es aquel que ofrece un profesional en la materia, a través del cual podrá guiar a nuestra empresa a la hora de deliberar por un camino determinado en lo que a la economía, inversiones o riesgos del proyecto corresponde. El fin es muy sencillo: nuestros recursos deberán ser,  como consecuencia de las decisiones asertivas que se han tomado, cada vez más provechosos.

 

Algunos objetivos de la asesoría financiera

Entre los principales objetivos, logros y metas que repercutirán sobre la empresa que decide solicitar este tipo de servicios podemos enlistar brevemente los siguientes:

*Delimitar en tiempo y forma que objetivos se quiere alcanzar en torno a la economía empresarial (y por consecuencia a nuestros proyectos individuales).

*Conocer a fondo y ser conscientes de las pérdidas, ganancias, futuras inversiones y fondos que tiene nuestra empresa.

*La correcta asesoría puede permitirnos adquirir la capacidad para elaborar un esquema práctico, con los “pies bien puestos sobre la tierra” el cual puede ayudarnos a concretar los objetivos a corto, mediano y largo plazo.

*Entrar en materia o, en otras palabras, accionar (inclusive proyectar en qué momento es pertinente accionar) el “plan maestro” para que nuestra empresa pueda desarrollarse de forma expansiva.

El realismo es esencial para todo proyecto. Podríamos decir que cuantificar si nuestra empresa tiene la capacidad para manejar o administrar de forma correcta sus recursos y elaborar estrategias que puedan encajar en el panorama nacional o mundial es un ejercicio básico que, prácticamente, toda empresa debe plantearse en su inicio.

Lo mejor en este punto es ser honestos por completo: de creer que nuestro proyecto tiene la capacidad (y a menos de que entre sus fundadores se encuentre algún asesor financiero), es muy posible que en el pasado hayamos tomado alguna decisión poco asertiva respecto al estado y la proyección económica empresarial.

Nuestro equipo de profesionalismo tiene la frialdad y el realismo necesarios para conocer los límites a los que se debe llegar y hasta donde es justo y correcto arriesgarse a ambicionar.

En el ámbito individual éstas son algunas de las razones por las que se puede requerir la ayuda especializada de un asesor:

*Una persona consciente de que en su vejez (una situación lamentable pero muy presente en América Latina) dejará de ser funcional para la sociedad y que quiera vivir dignamente considerará tener un buen fondo de ahorro.

*Imprevistos como herencias (y los líos legales que en muchas ocasiones conllevan) salen mejor al paso con la asesoría financiera correcta.

*Un fondo especial para casarse o prever el destino de tus hijos es una de las decisiones más responsables que puedan tomarse.

*Estar al tanto ante un posible declive económico o devaluación en tu país, más aún si se tiene un buen capital juntado, requerirá de asesoría financiera profesional.

Somos los líderes en nuestro ramo. Acércate a nosotros y te atenderemos con gusto para sacar adelante tu empresa o proyecto de vida.

20 abril, 2015
Asesoría financiera
Ipgtrader
0