PLATAFORMAS ONLINE

Los Contratos por diferencia o CFDs, es un producto ofrecido generalmente en las plataformas Online y aunque la mayoría de inversionistas entienden el concepto de lo referente a un CFD, muchas veces no es claro para muchos en que momentos y para que perfil puede ser una herramienta útil en el momento de realizar inversiones.

Lo primero que hay que tener claro es que los CFDs tienen un apalancamiento implícito, esto quiere decir, que siempre que se realiza la operación al inversionista se le exigen unas garantías sobre el total de la operación, esta garantía que se exige, depende de la plataforma o el broker, de las políticas que este tenga para el activo en específico, que casi siempre entre mayor sea la liquidez y la solidez del activo, menores garantías exige para dicha operación.

Es verdad que es un producto interesante porque permite apalancamiento, pero como sabemos la regla clave en todo tipo de inversión, entre mayor sea la posibilidad de utilidades, mayor es el riesgo. Por ello es importante antes de realizar una operación con CFDs tener claros los siguientes puntos:

Garantías exigidas para la operación en específico. Ejm, para una operación de 50.000 USD, me está pidiendo 5000 USD. Esto quiere decir que me está dejando apalancar 1 a 10, me está pidiendo el 10% de garantías.
Garantías exigidas VS fondos disponibles. Una vez sepamos cual es la garantía que tendremos que colocar, es necesario revisar cual es el monto que disponemos para dejar como garantía para finalmente conocer qué porcentaje estaremos apalancados. Ejm, si nos está pidiendo 5.000 USD de garantía y tenemos en cash 20.000 USD, entonces, estaremos utilizando un 25 % del total de la cuenta.

Es mentira que una operación apalancada nunca termina cerrándose automáticamente así caiga nuestra posición. El sistema y el back office de la plataforma online del bróker siempre está pendiente de las garantías que utiliza el cliente y de acuerdo a su política de Stop Out (120%-150%) en algún porcentaje de utilización de garantías comienzan a cerrar todas las operaciones apalancadas, estén ganadoras o perdedoras. Por esto, no hay que subestimar el apalancamiento, es importante siempre conocer cuál es el máximo de perdida que está dispuesto a tener en la operación y revisar si técnicamente el sistema de acuerdo al apalancamiento que va a utilizar le permitiría llegar a ese nivel en el precio. Si usted desea mantener la compra a largo plazo y sin importar que se desvalorice más de un 60% el activo en un escenario desfavorable puede ser mejor comprar las acciones y no hacer la operación como CFD.